Manténgase fresco este verano

La hipertermia tiene lugar cuando el cuerpo no puede regular el calor que surge del ambiente porque sus mecanismos de regulación del calor no funcionan.

"El golpe de calor, es decir cuando la temperatura del cuerpo sube más de 103 grados, es la forma más grave de hipertermia y puede amenazar la vida", explica Raul Casares, RN, BSN y director del Departamento de Emergencias de Fort Duncan Regional Medical Center.

Aquí incluye datos y brinda consejos para su prevención y tratamiento.

Prevenga las enfermedades causadas por el calor en los atletas jóvenes

  • Programe las actividades y prácticas deportivas temprano en la mañana o para la última parte del día.
  • Comience las actividades lentamente y suba la velocidad de manera gradual.
  • No espere hasta tener sed para tomar agua, y beba más de la habitual.
  • Use ropa liviana y holgada.

Nunca deje a los niños o a las mascotas solos en el auto

  • La mitad de las muertes a causa del golpe de calor ocurren porque el cuidador se olvidó al niño en el auto.
  • La temperatura del auto puede subir 20 grados en 10 minutos.
  • Abrir un poco las ventanillas o estacionar a la sombra no ayuda a que el auto esté más fresco.
  • La temperatura corporal de un niño puede subir cinco veces más rápido que la de los adultos.

Los ancianos pueden necesitar ayuda cuando hace calor

  • Aquellos que padecen afecciones médicas crónicas deben permanecer adentro cuando el calor es extremo.
  • Los que no tienen aire acondicionado deberían visitar paseos de compras, cines y bibliotecas.
  • Algunos medicamentos pueden disminuir la transpiración, lo que se convierte en un riesgo de hipertermia.
  • Las afecciones relacionadas con la edad como la mala circulación sanguínea pueden aumentar el riesgo.

Si alguien sufre sobrecalentamiento

Detenga la actividad y mueva a la persona hasta un lugar a la sombra o con aire acondicionado. En el caso de agotamiento por el calor, haga que la persona se acueste, aflójele la ropa y déle de tomar agua tibia a sorbos. Aplique bolsas de hielo o toallas frías alrededor del cuello, las axilas y la ingle. Si sospecha que la persona ha padecido un golpe de calor (temperatura corporal superior a 103° F), no deje que beba líquidos y llame al 9-1-1.